El otoño otra vez, tan, tan.

¿Qué quiere? mirando yo por la mirilla

Me dice que quiere el frescor de mi sien.

Si, quiere que me desprende de, ¡tantas cosas!

¿No se lo quiero dar?

Ya caerá, ya, como la hoja, caerá.

Por nuestra sién el otoño lo hará.

Tan, tan.,

Dejar de calentarme la cabeza,

no, si el otoño me quiere,

vuelve a llamar, esperando le deje entrar

y entrando él, y me despeje de ese tan, tan.

 

Anuncios